Tema : “Permanecer una palabra clave” San Juan 15:4-5

                    La palabra permanecer; una acción en el tiempo

  1. Se dice que la constancia es una excelente compañera respecto del desarrollo de un buen hábito, de un buen propósito. Se dice que la repetición de un hábito positivo se transforma en una virtud para quien lo desarrolla.
  2. Por ejemplo: tener el hábito de leer las escrituras de forma personal, nos puede ayudar a comprender de mejor manera las promesas del Señor y conocer más a Cristo.
  3. Otro ejemplo que nos puede ayudar: la palabra nos dice, sed constantes en la oración. Este acto nos permitirá desarrollar una comunión con Dios y de esa forma ser guiados por el Espíritu Santo en nuestra manera de vivir; especialmente cuando debemos tomar decisiones.
  4. La invitación que nos hace en esta ocasión la porción de las escrituras; refiriéndose a las propias palabras de Jesús; nos dice “permaneced en mí y yo en vosotros
  5. En este caso, la acción de permanecer en Cristo, es una dimensión que pudiéramos abrir también esta noche, porque dice relación con una mutualidad; nos dice, por una parte, que si permanecemos en Cristo, Él permanecerá en nosotros; y por otra, nos da el ejemplo de la parra y el pámpano, que de la única manera que el pámpano pueda dar fruto, es estando conectado permanentemente a la parra, recibiendo de su savia.
  6. Entonces, su palabra esta noche nos quiere decir que: sólo permaneciendo en el Señor, podremos llevar el fruto que esperamos; entonces se hace fecunda espiritualmente nuestra unión con Cristo.
  7. Nos podemos preguntar ¿por qué es necesario permanecer en el Señor como el pámpano a la vid? Y ¿cuál es la importancia de llevar fruto como producto de esta unidad?

                                  El resultado de permanecer unido a Cristo

  1. Ya dijimos que la constancia es clave para el cumplimiento de la palabra del Señor en nosotros esta noche.
  2. Debemos entonces responder las preguntas: cómo permanecer en el Señor y la importancia de llevar fruto.
  3. Permanecer en el Señor está asociado a resistir; resistir en nuestra fe ante los embates de los problemas de este mundo, tomados de las promesas del Señor. Esta actitud muchas veces se hace difícil, puesto que la realidad se presenta como más grande que nuestra fe. Pero, nuestra fe, por pequeña que sea, si continúa fundada en Jesús y su palabra, nos ayudará a salir adelante en la prueba.
  4. Jesús nos dice: que si tenemos fe aún como un grano de mostaza, podemos tener autoridad sobre las dificultades que se levantan como montes.
  5. Permanecer, es no claudicar y aferrarse a su palabra. Pero también implica dar gracias en medio de los problemas. Por ello, la invitación en esta noche es a cobrar ánimo, a pesar de las dificultades, puesto que su palabra nos dice que si permanecemos… Él permanecerá en nosotros!!!
  6. Ahora bien, cuáles son los frutos que damos al permanecer en Él. Lo primero es un beneficio para nosotros mismos, pues, tal como el racimo de uva que llega a su maduración y está listo para ser un fruto apetecido, lo mismo ocurre en el ámbito de la vida cristiana. El primer fruto entonces es que podemos madurar en la fe, se desarrolla en nosotros la paciencia, la esperanza; entonces cualquier problema ya no nos derriba, y podemos hacer frente con mayor experiencia en Dios a nuestras dificultades.
  7. Podemos dar frutos también en beneficio de otros; de nuestra familia y de quienes también necesitan una palabra de fe para cobrar ánimo. Entonces no está todo centrado en nosotros, porque el fruto que demos es alimento de fe para otros. En esto, glorificamos a Dios y Él se agrada de nosotros.
  8. Finalmente, permaneciendo en Cristo, llevando fruto, se produce en nosotros la dinámica del Reino como un círculo virtuoso en este caso; permanezco en Cristo, llevo fruto, maduro en la fe y bendigo a otras personas.
  9. Sin embargo, como dice su palabra en el verso 5 esta noche: “separados de mí nada podéis hacer”; esto es en muchas dimensiones de la vida: en lo espiritual, en lo personal, en lo familiar. Por tanto, esta noche, querida hermana y querido hermano, le animamos a permanecer firme en Cristo, a pesar de cualquier dificultad.

Radio LNB. Programa “Oremos”